Presentación

En la actualidad, la cantidad de dispositivos que funcionan conectados es inmensa: Desde sensores para gestionar el tráfico, la energía o la contaminación, hasta máquinas en el entorno industrial o wearables para el uso personal.

La implantación de IoT proporciona información en tiempo real para facilitar el control remoto, mejorar la trazabilidad y la automatización de operaciones, acumular conocimiento predictivo relevante, apoyar a la toma de decisiones y optimizar procesos y recursos.

Esta transformación digital permite a las empresas reducir costes, ser más competitivas, mejorar el rendimiento de la productividad y proporcionar un mejor servicio.

Entre los desafíos a los que se enfrenta destacan la seguridad, la integración así como en el desarrollo de interfaces intuitivas.

En esta jornada abordaremos la importancia de la incorporación del Internet de las Cosas en los entornos empresariales cada vez más interconectados.